info@yosoyvenezolano.com
restaurante venezolano en madrid
Canel Rolls

Majarete Venezolano

majareteEl majarete Venezolano es una especie de flan de coco. Su origen se remonta a la época de la colonia y su preparación y degustación ha trascendido de generación en generación, convirtiéndose en un dulce tradicional de la cocina venezolana. Se utiliza principalmente el coco, harina de maiz, azúcar, clavos de olor y canela.

Para su preparación se ralla la pulpa del coco y luego se exprime para extraer la leche. En la leche, se disuelve la harina de maiz junto con el azúcar y se le agregan los clavos de olor, raja de canela y el coco rallado. En algunas regiones suelen incorporarle leche condensada y vainilla, pero esto queda al gusto de quién lo prepara. Se coloca la mezcla en un recipiente y se lleva a fuego lento hasta hervir sin dejar de remover. Después se vierte en moldes o recipientes y se deja reposar. Una vez reposado, se espolvorea con canela en polvo y se refrigera por una o dos horas. Es otro de los dulces preparados durante la cuaresma.

La preparación original consistía en harina precocida de maíz y papelón o panela. También existe una variante llamada “mazamorra” hecha con maíz cocido y molido.Â
Quisiera compartir con ustedes estas lineas, en conmemoracion a mi Gran Abuela Rosalia Herrera.

Pasó el tiempo y un día le pedí a mi abuela Rosalia que me hiciera “majarete”, un postre celestial hecho de leche de coco y harina de maíz, espolvoreado con canela en polvo, es, verdaderamente, una reconciliación con la vida. Mi abuela me respondió – muy bien, yo te hago el majarete, pero sólo lo haré una vez, te enseñaré a hacerlo y cuando yo me antoje tú me lo haces- yo acepté de inmediato , estbamos Yesenia, Yulitza, Mariela, y yo en la inmensa cocina de abuela , con la impaciencia de mis 6 años y la boca hecha agua. Y con los recuerdos de que en esa misma mesa se acavava de morir nuestro abuelo unos meses antes, lo recuerdo como si fuiera ayer, pues yo vi todo el proceso, la ayudé a exprimir el coco y me llené de su aroma, cerní el azúcar, batí la pasta caliente de coco y maíz, descubrí (con ojos desorbitados) cómo mi abuela le ponía a su dulce un punto de sal, cuando le pregunté el motivo me respondió, sabia, que todo en la vida tiene su contrario adentro, lo salado tiene dulce y lo dulce salado… “si esto no es así, tu majarete no quedará como a ti te gusta”, vi cómo sus manos grandes y amorosas volteaban la pasta sobre un molde de metal de tia esperanza que en paz descanse, porque ese era un postre de “amor familiar” y miré a mi abuela, a mi dulce y bella abuela regalarme el más maravilloso de los dones de los que disfruto, el amor por la cocina…

Fue allí, en esa cocina de mi casa, porque hasta el ultimo dia de mi vida esa sera mi casa, en ella naci y me crie, viendo a mi abuela cocinarme majarete cuando supe que estaría irremediablemente embrujado por el calor afectivo y protector de la cocina… Pero ahora, aunque haga el majarete idéntico, con su receta, no me queda igual, la nostalgia por sus manos, por su risa discreta y por sus historias me hace pensar que son estos ingredientes y no el coco ni la canela los que hacían de aquel postre un verdadero prodigio. Y es una gran paradoja porque a mi abuela, que cocinaba con buen gusto y elegancia, no le gustaba cocinar, ella era una jardinera de vocación, la cocina era para ella un deber, pero lo hacía tan bien que todos creímos siempre que era afición y no entrega. Así que recibí de ella un legado que me dejó sin intención pero con mucha fuerza… Seguiré haciendo Majarete y le contaré a mis nietos cómo mi abuela me dejaba destripar tomates y hacer bombas de jabón azul , y mesclarle la sal con el azucar, y aparte de eso comerme el majarete escondido debajo de la cama. Aqui le dejo la receta muy familiar, de mi abuela Rosalia, que la disfruten

Ingredientes:

– 1 Coco
– 1 Taza de harina de maíz
– 1 Taza de leche
– 1 lata de leche condensada
– 2 Taza de agua tibia
– 1/4 Kilo de azúcar o papelon a gusto
– 1 rama de canela entera
– Canela en polvo y sal al gusto

Preparación

1- Pelar el coco, quitarle la corteza negra, hasta tener la carne blanca.

2- Cortar el coco en trocitos y licuarlo con una taza de agua tibia, colarlo para sacarle la leche.

3- Tomar lo que quede en el colador y licuar y colar nuevamente con la otra taza de agua tibia para obtener 2 tazas de leche.

4- Disolver la harina de maíz en esta ultima taza de leche extraída del bajazo del coco, licuar la harina y disolverla, agregando las dos tazas de leche de vaca.

5- Llevarlo al fuego lento con la ramita de canela y sal.

6- Cuando este hirviendo fuertemente se agrega la papelon o el azúcar, la sal al gusto y la primera leche de coco.

7- Se le Agrega la lata de leche condensada.

8- Esta cocción dura aproximadamente 15 minutos, tiene que quedar como un atol espeso.

9- Se vacía en platillos no muy hondas y se deja cuajar. Cuando este frío se le coloca canela en polvo en forma de lluvia.

Tips: Para que el majarete quede blanco,que lo considero más elegante, se utiliza la azucar en vez del papelón, no obstante es cuestión de gusto. Para que no quede empalagoso se le coloca un punto de sal. No es necesario poner en la nevera para que se cuaje. Se puede hacer con maíz tierno cocido. Se puede sustituir la leche de coco natural por la de lata.

Acerca del autor
Carlos La Cruz Nació en Caracas, es el autor de “Bitácora Gastronómica de Venezuela” . Posee más de 20 años de experiencia en la industria de la hospitalidad en la ciudad de Nueva York. Y ha sido reconocido tres veces como latino destacado en la creación de negocios, restaurantes y clubs en esta ciudad.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

*