info@yosoyvenezolano.com

Mariscal del Sur

Los acontecimientos más importantes de Febrero:

francisco_yrausquin1 de febrero de 1793: Francia declara la guerra a Inglaterra. 1815: Llega a Venezuela un ejército español de 10.000 hombres, al mando del general Pablo Morillo.

2 de febrero de 1814: Las Cortes españolas fijan una serie de medidas ante el inminente regreso de Fernando VII, con el objeto de imponerse al monarca (última esperanza de los absolutistas por restablecer el antiguo régimen). Así, la Regencia marca el itinerario que el monarca deberá seguir en su regreso, los honores con que deberá ser recibido y el juramento de la Constitución de 1812 como paso previo para su reconocimiento. 1848: Guerra de Intervención Norteamericana: firma del Tratado de Guadalupe Hidalgo. México cede a EEUU más de la mitad de su territorio: la totalidad de lo que hoy son los estados de California, Arizona, Nevada y Utah; así como parte de Colorado, Nuevo México y Wyoming; se estableció al Río Bravo del Norte o Río Grande como la línea divisoria entre Texas y México.

3 de febrero de 1783: España reconoce la independencia de los Estados Unidos. 1807: Invasión inglesa a Montevideo. 1945: Los aliados lanzan 3000 tn de bombas sobre la población civil en Berlín, en venganza por el bombardeo nazi de Londres.

4 de febrero de 1938: Hitler se autoproclama comandante supremo de las fuerzas armadas alemanas.

5 de febrero de 1819: Tratado entre Chile y Argentina para colaborar en la independencia del Perú.

6 de febrero de 1873: Bolivia y Perú firman un tratado secreto de alianza militar. Historiadores chilenos lo mencionan como una de las causas de la Guerra del Pacífico.

7 de febrero de 1822: Fernando VII pide ayuda a la Santa Alianza y las potencias integrantes deciden intervenir para derrocar a los liberales y reponer al monarca en el uso de su plena soberanía. 1836: en EE. UU. Termina la batalla de El Álamo, acción militar de la guerra de rebelión de Texas célebre por la enconada resistencia en el fuerte del Álamo, cuyos defensores perecieron en su totalidad. 1852: en Madrid es ahorcado públicamente el sacerdote Martín Merino, que había atentado contra la vida de Isabel II.

8 de febrero de 1814: Simón Bolívar ordena que sean pasados por las armas 836 prisioneros españoles, la mayoría de ellos neutrales. 1815: en Austria se celebra el Congreso de Viena; en él, gran número de países acuerdan abolir el comercio de esclavos.

9 de febrero de 1822: Jean Pierre Boyer, presidente haitiano, invade el Santo Domingo español con 12.000 hombres. Dicha invasión dio fin al período conocido como Independencia Efímera de José Núñez de Cáceres e inicio al de la ocupación haitiana de 1822-1844. 1827: Segunda jornada de la Batalla de Juncal en que la Armada Argentina derrota a la del Imperio del Brasil.

10 de febrero de 1821: en México se produce el Abrazo de Acatempan entre Agustín de Iturbide y Vicente Guerrero, que sella la paz entre las tropas virreinales y las insurgentes. 1846: en el marco de la Primera Guerra Anglo-Sij se libra la batalla de Sobraon. 1862: Francia, España y el Reino Unido firman con el presidente mexicano Benito Juárez el Convenio de Soledad, por el que se suspende la acción militar de las tres potencias en México.

11 de febrero de 1916: en Alemania —en el marco de la Primera Guerra Mundial—, el emperador Guillermo II ordena la intensificación de la ofensiva submarina. 1919: en Alemania, Friedrich Ebert es elegido democráticamente primer presidente de la República de Weimar. 1924: el Reino Unido reconoce al Gobierno de la URSS.

12 de febrero de 1814: en Venezuela se libra la batalla de La Victoria, por la independencia del país. Los generales patriotas José Félix Rivas y Vicente Campo Elías junto con tropas formadas por seminaristas y estudiantes de la Universidad de Caracas, derrotan a las tropas realistas comandadas por José Tomás Boves y su segundo al mando, Francisco Tomás Morales. 1817: en la actual aldea de Los Andes, el ejército de los Andes al mando del general José de San Martín y tras cruzar la cordillera de los Andes vence a los españoles en la batalla de Chacabuco, fundamental en la independencia de Chile. 1818: Bernardo O’Higgins proclama el Acta de Independencia de Chile en Talca. Bernardo O’Higgins, Miguel Zañartu, Hipolito de Villegas y José Ignacio Zenteno firmaron la proclamación de la Independencia de Chile.

13 de febrero de 1827: en el marco de la guerra entre Argentina y Brasil, se produce el combate de Bacacay, donde el general Juan Lavalle derrota una división brasileña.

14 de febrero de 1879: estalla la Guerra del Pacífico cuando tropas chilenas invaden Antofagasta, en ese entonces la única salida boliviana al mar.

15 de febrero de 1819: en Angostura (Venezuela) se celebra el segundo congreso constituyente, donde Simón Bolívar pronuncia su célebre discurso de Angostura. 1898: en la bahía de La Habana explota el crucero Maine, hecho que propicia la declaración de guerra de Estados Unidos a España, que terminará con la pérdida de la colonia.

El Mariscal de Ayacucho

Un joven de 15 años empezaría su carrera militar en sublevación, en el año de 1810 bajo el mando del General Francisco de Miranda, llegando al grado de teniente hasta la caída de la primera República. Nacido el día 3 de febrero de 1795 en Cumaná, de una familia aristocrática, hijo de un Coronel de los ejércitos realistas. Contrariando a su familia se unió a la causa libertadora llegando a realizar grandes acciones para la guerra de independencia.

La guerra de independencia no se realizó de un día para otro, las luchas y pequeñas batallas que se pelearon pueden ubicarse y estudiarse a lo largo y ancho del país, sin embargo son necesarias mencionar las más importantes o de relevancia significativa ya que dieron un comienzo o final a capítulos dentro de la historia de la independencia de Venezuela, aunque en este caso no solo de Venezuela sino del resto de América del sur.

Así observamos como Sucre durante los años de la guerra fue avanzando progresivamente en poder y dominio, por su dotes de liderazgo y fuerza en la batalla, siendo uno de los negociadores del armisticio entre españoles y latino-americanos para hacer más humana la guerra.

Entre las batallas que luchó y en parte lideró fueron Pichincha, Junín y la heroica e importante batalla de Ayacucho que logró la retirada de la amenaza del resto del ejército realista en América del Sur que le mereció el título de Mariscal de Ayacucho.

De pichincha

Esta batalla fue la culminación de las batallas por la liberación de Ecuador el 24 de mayo de 1822, con la cual se consolidó la seguridad de la libertad de la Gran Colombia y dar paso a la liberación de Perú. Según nos narran las noticias de la época sucedió de la siguiente forma:

“A las tres de la tarde en que se presentó empezó el tiroteo que en tres horas no pasó de un cambio de balas: cuyo resultado fue un herido de mi parte. Y tres muertos que dejó el enemigo al retirarse, después de anochecer…

Luego de distintas escaramuzas por parte de cada uno de los bandos según nos narra el editorial, que duraron 2 días el día 26 se conocieron los resultados de la victoria de ejército patriota

La legión y los tiradores se adelantaron como debían. Las compañías del número cuatro aparentando una fuga desordenada, según ordenes que tenía, se replegaron sobre vencedor destinados a sostenerlos y lograron así atraer al llano al enemigo que creyendo cierta su ventaja, tomó la ofensiva e hizo descender toda su infantería y números caballería sobre el cuatro, y el de cazadores que a pesar de ser fuertemente acometido… Entonces los escuadrones de húsares se aprovecharon del momento y decidieron el combate… El amaneces del 26 se reconocieron los resultados de esta victoria, que ha sido mas de cien muertos, 184 prisioneros, 240 fusiles, 52 caballos, ensillados, 30 carabinas, 240 cartucheras, 24 lanzas, 63 sables, 40 gorras de caseo y 4 cajas de guerra; 28 bravos muertos incluso el distinguido capitán D. Jose Morante del regimiento de húsares, 84 heridos…”

De la batalla de Junín

“De superior orden de S.E. el libertador, tengo la satisfacción de anunciar a V.S., que ayer a las 5 de la tarde ha sufrido el ejército español una terrible humillación en las llanuras de Junin dos y media leguas de este lugar. La caballería con cuya fuerza contaban principalmente los enemigos para someter el Perú a la dominación española, ha sido batida de tal modo, que no volverá a presentarse en el campo de batalla.

Informado S.E. de que los ejércitos enemigos habían venido a buscarnos con toda su fuerza reunida se puso en marcha con el ejercito libertador desde Conocancha con el fin de comprometer una batalla decisiva. Entre tanto, los enemigos se habían avanzado hasta Pasco, volvían sobre sus pasos a marchas forzadas, en consecuencia de las noticia que tuvieron de la dirección que seguía el ejercito. S.E. contaba con forzarlos, situándose a su retaguardia por el camino que ellos debían llevar jauja; pero la precitación con que marchaban les proporcionó la dichosa casualidad de llegar , y aún pasas del en que debíamos encontrarnos  algunas horas antes que nuestro ejército, que tuvo que hacer una jornada larga, y por terreno escabroso y difícil.

Sea correspondiendo a estos cálculos o por una ciega confianza en su caballería los enemigos cargaron la nuestra en una situación bien desventajosa para nosotros el choque de los dos cuerpos fue tremendo; y al fin después de diferentes conflictos en que ambas partes lograban la ventaja, la caballería enemiga aunque superior en número y mejor montada que la nuestra, fue completamente desordenada, batida y cuchillada hasta las mismas filas de su infantería…

Es así que nos comunica esta noticia que en esta batalla las bajas para el ejército realista fueron de 235 muertos en el campo, entre ellos oficiales y jefes, 80 prisioneros y muchos heridos. Se tomaron 300 caballos y los despojos que se encontraron en el campo de batalla. Por el ejército libertador se tuvieron 60 muertos y 60 heridos, entre ellos Urbina de granaderos a caballo de Colombia” . Bolívar antes de la batalla realiza la siguiente proclama:

“¡Soldados! El Perú y la América toda aguarda de vosotros la paz, hija de la victoria; y aún la Europa liberal os contempla con encanto; porque la libertad del nuevo mundo es la esperanza del universo. ¿La burlareis?? No! No! No! Vosotros sois invencibles.”

La batalla realmente fue dirigida por Simón Bolívar directamente, sin embargo en segundo rango estuvo Sucre comandando las acciones de guerra, que después lo llevarían a la gran victoria de Ayacucho.

De la batalla de Ayacucho

Esta última batalla fue la que eliminó el último bastión del ejército realista en Suramérica, asegurando la libertad de los países recién independizados, antes de la batalla Sucre se dirige a sus soldados de la siguiente forma:

“¡Soldados!, de los esfuerzos de hoy depende la suerte de América del Sur; otro día de gloria va a coronar vuestra admirable constancia. ¡Soldados!: ¡Viva el Libertador! ¡Viva Bolívar, Salvador del Perú!.”

“…el Libertador ha recibido anoche por conducto del edecán del Sr. General Sucre, capitán Alarcón la confirmación de la batalla de Ayacucho, el 9 del corriente, a las ordenes  del inmortal General Sucre esperó al enemigo en la posición de Ayacucho; los dos ejércitos tuvieron el 8 algunos ligeros encuentros; el 9 el ejercito del libertador fue atacado por el enemigo que había tomado las alturas que estaban al frente de nuestro campo…

Los dos ejércitos aunque muy desiguales en fuerzas, ardían por combatir: el enemigo tenia cerca de diez mil hombres, y el nuestro cinco mil ochocientos. Los batallones de la segunda división de Colombia, marcharon arma al brazo con un denuedo de que hay pocos ejemplos. Apenas se rompió el fuego cuando los españoles empezaron a perder terreno y a desordenarse.

Todos los cuerpos, todas las armas se portaron de un modo heroico durante el corto, pero terrible choque de la batalla. Nuestra pérdida ha sido de muertos un jefe, ocho oficiales y trescientos soldados; heridos seis jefes treinta y cuatro oficiales, y cuatrocientos ochenta soldados; la del enemigo, el Virrey herido, un jefe muerto y dos mil setecientos entre muertos y heridos.”

Sucre entra en Lima. Posteriormente, por decreto se crea el Estado de Bolivia en el alto Perú, en honor a Simón Bolívar al cual le encargan la presidencia, este la rechaza y es otorgada a Sucre que ejerció desde 1825 a 1828 hasta su renuncio luego de estallarse la guerra entra la Gran Colombia y Perú, la cual es resuelta en la batalla de Tarqui en donde el ejército Colombiano logra la victoria final bajo el comando de Sucre.

En Berruecos mientras viajaba fue asesinado, las implicaciones políticas que conllevo la muerte de Sucre fueron que no hubiese un sucesor para continuar la Gran Colombia o las ideas de Simón Bolívar. En una emboscada cayó muerto, los pobladores de los alrededores le dieron sepultura. Es así como muere el vencedor del sur, entre intrigas que lo llevaron a la muerte de los diversos grupos que tenían interés de disolver o crear naciones independientes donde tuviesen una cuota mas alta de poder, lucha de caudillos o señores feudales que se transmitieron a lo largo de la historia individual de cada país, olvidando la gloria de esos tiempos, recordando solo la gloria de batallas regionales que no tienen reconocimiento o valor para el futuro.

1. El Universal, 4 de febrero de 1821. http://hemerotecadigital.bne.es/datos1/numeros/internet/Madrid/Universal,%20El%20(Madrid.%201820)/1821/182102/18210204/18210204_00035.pdf#search=%22sucre%22&page=3
2. Gaceta del Gobierno Supremo de Mexico. Tom. III. Num.2 Pag. 5, sábado 3 de enero.
3. Gaceta del Supremo Gobierno de la Federación de Mexico. Tom IV. Num 60-  2 de noviembre de 1824
4. Gaceta del Supremo Gobierno de la Federación de México. Tom V. Num 16-  2 de febrero de 1825

 

Acerca del autor

Deja una respuesta

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies