info@yosoyvenezolano.com

Las caraotas son un plato tradicional

 

caraotas venezolanas“Con el descubrimiento de América, sus semillas fueron llevadas a Europa y como ha sucedido con cultivos como el tomate y la papa, fueron adoptadas en sus lugares de destino, incorporándose a platos emblemáticos de cada región y dando un importante aporte de nutrientes en la épocas de las guerras y post guerras, sin el cual la supervivencia hubiese sido mucho más difícil”, destacó Alfonso Limes, cocinero y propietario de Guardaviñas Tienda Gourmet (@guardavinas), ubicada en Prados del Este.

En Venezuela, aparte de las consabidas y conocidas caraotas negras, blancas y rojas, también están las denominadas pico negro, frijol sanguino y pira, acotó el experto.

La gran ventaja de estas especies es su facilidad para el cultivo, bien sea de forma rastrera ó enredándose en otras plantas y, por supuesto, guiadas en estructuras de estacas ó alambres llamadas patrones.

Alfonso Limés explica que es común ver en cultivos a pequeña escala, la caraota asociada al maíz, ya que el tallo de éste le sirve de patrón. Se producen hasta en alturas de tres mil metros y en el país, las zonas de mayor y mejor producción son los estados Portuguesa, Guárico, Yaracuy.

En la dieta venezolana el consumo de caraotas proporciona carbohidratos y fibra, vitaminas y escasas grasas que la convierten en importante elemento en la dieta diaria, siendo amplias las combinaciones que se pueden hacer con ella.

“Para su preparación, quizás el dato más importante es hidratarlas por más de cinco horas, antes de proceder a hervirlas. Aparte, preparadas por lo menos con un día de antelación quedan estupendas. Otro detalle es que una vez cocinadas con nuestra receta preferida, las podemos congelar por bastante tiempo”.

Agregó Limés que es común escuchar que a la cocción de “los granos” en general, “le queda muy bien ponerles un pedazo de hueso de jamón serrano… definitivamente práctica venida del viejo continente totalmente válida, por demás exquisita”.

Un elemento a destacar es que solo las caraotas “caraqueñas” se preparan con trozos de cerdo; así como también se pueden dejar bajas de sal y añadirles un toque de papelón rallado ó azúcar al momento de servirlas.

“Esto no es común fuera de nuestra capital. Generalmente cuando se cocinan se dejan cremosas, casi que se deshagan. Es extraño consumirlas “al dente” o tersas, aunque con un poco de práctica este punto es fácil de lograr y su resultado muy sorprendente”, agregó.

Son ideales acompañando la carne mechada y el plátano frito convirtiéndose en el típico pabellón criollo.

 

 

Acerca del autor

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies