info@yosoyvenezolano.com
arepas en espa単a

Santiago de Compostela, una piedra preciosa en España

santiago_de_compostela-catedral1Es Patrimonio de la Humanidad y es camino…
Origen y fin de miles de peregrinos que siguen el camino de Santiago para culminar dando su último paso en la Plaza del Obradoiro, el gran corazón de la ciudad.
Se dice que el nombre de la plaza significa “Obra de Oro” (Plaza del Obradoiro); no sé si esto es cierto, pero sea  verdad o mentira hay que rendirse ante la evidencia.

 En ella encontramos La Catedral, cuya construcción se inició en el año 1075 y en ella confluyen gran variedad de estilos, prerrománico, románico francés y hasta un estilo propio, el románico compostelano. Fue construida por partes, empezando por la Capilla del Salvador y en una segunda etapa se construyó la fachada del Obradoiro.
A través de la puerta ubicada en la Plaza del Obradoiro entramos a la Catedral Vieja, que realmente es la cripta, donde fueron construidas  las primeras bóvedas de crucería de España.
Recomiendo también visitar El Palacio de Gelmírez, el Hospital Real (hoy  sede del Parador de Turismo), El Palacio de Rajoy (actualmente Presidencia de la Xunta de Galicia y el Ayuntamiento Compostelano), Colegio de San Jerónimo y Colegio de Fonseca. santiago2
Este último fue fundado por Alfonso III de Fonseca para realizar estudios de teología, hoy en día aloja la Biblioteca de la Universidad y un valioso manuscrito mozárabe de Fernando I, “El Libro de Horas” del Siglo XI.
Además de sus tres plazas más famosas: La Plaza de las Platerías ( así llamada por la cantidad de comercios de plata que hay en ella), La Plaza de la Quintana ( a ella da la Puerta del Perdón de la Catedral de Santiago; que únicamente es abierta cuando la festividad de Santiago Apóstol coincide en Año Santo, y el Monasterio de San Pelayo de Antealtares, monasterio fundado por Alfonso II para custodiar la tumba de Santiago cuando fue descubierta) y por último la Plaza de la Azabachería ( en honor al gremio de los azabacheros que le dieron fama a la artesanía compostelana). En esta plaza fue encontrada la llamada Puerta del Paraíso, por donde originalmente entraban los peregrinos y se desprendían de sus ropas a los pies de la “Cruz d´os Farrapos” (harapos en gallego). Aquí encontramos también el Monasterio de San Martín Pinario, construido en el año 912, el cual en su momento llegó a rivalizar con la Catedral por lo majestuoso que resultaba.
No puedo terminar este artículo sin dejarles como es habitual en mis relatos una leyenda sobre estas tierras. En este caso data entre los años 1213-1215, cuando se dice que San Francisco de Asís estuvo de peregrinación en Compostela. San Francisco llega a Compostela y se instala en una ermita en honor a San Paio. Cerca de allí vivía un pobre carbonero llamado Colotay.  Según la Leyenda, a través de una revelación divina, Santiago le encarga a San Francisco la construcción de un monasterio en “Val de Deus, Val do Inferno”, el cual en ese entonces era un terreno propiedad de los monjes del monasterio Martín Pinario. San Francisco sin pensárselo dos veces fue a donde el abad y le contó su propósito. El terreno le fue cedido a cambio de una entrega anual de un cestillo de peces, ceremonia que perduró durante muchísimos años, hasta el Siglo XVIII. Según esa revelación, el proyecto se financiaría con un tesoro que encontrarían en una fuente; y así sucedió. Cotolay estaba agobiado por cómo llevar a cabo el proyecto que San Francisco le estaba encargando, pero este le dijo, ve a esa fuente que nos nutre de agua y empieza a cavar a su lado. Cotolay sin dudar un solo segundo de su maestro, acudió a la fuente y empezó a cavar. Cuando ya llevaba varios metros cavados se encontró con algo duro, al sacarlo era un cofre lleno de oro y piedras preciosas. San Francisco se fue de Compostela al poco tiempo, pero Cotolay se encargó de llevar a cabo su deseo, levantó el monasterio, fue regidor de la ciudad y fue enterrado en la iglesia de los franciscanos en 1238, tal y como indica una lápida allí existente. Se dice también que para la construcción del monasterio se utilizó madera de cipreses crecidos en Getsemaní entre ocho olivos milenarios, y es posible que estos olivos estuvieran allí ya en la época de Jesucristo. Actualmente en el monasterio podemos encontrar el museo de Tierra Santa.
Así pues en Santiago todo es majestuoso  y espiritual, y como dice el título del artículo es una piedra preciosa de España, y hay que perderse por sus calles y sus obras de arte para poder descubrirlo.
El principio y el fin del descubrimiento de esta pequeña gran ciudad es la gran Plaza del Obradoiro; y como no, sin olvidarnos de encomendarnos al Apóstol; de esta forma viviremos Santiago en todo su esplendor, su arte, sus gentes y su espiritualidad.
Y para todos aquellos que no creen en las leyendas y en la magia que emite esta ciudad, le diré que en Galicia hay un dicho que dice:  Eu non creo nas meigas, mais habelas, hainas. (Yo no creo en las brujas, pero haberlas, las hay…).

Acerca del autor
Sonsoles García-Rendueles Soy la muestra de la mezcla de culturas y la aceptación fresca y libre de la diversidad de costumbres… Mamá 2.0, publicista, comunicadora, viajera, social media addict y blogger…

Deja una respuesta

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies