info@yosoyvenezolano.com

El Consejero Web: Sección Áurea

figura_caracolLa Sección Áurea fue descubierta en la antigüedad como la proporción perfecta o las medidas perfectas entre dos segmentos de una recta, una relación matemática que es un indicador de la perfección y de la estética, también se le da el nombre “divina proporción”. Se trata de un número algebraico irracional que está presente en casi todas las formaciones, en figuras geométricas, en la naturaleza, en la pintura, apreciado en las construcciones arquitectónicas y en algunas formas y dimensiones.

Se dice que la belleza perfecta contiene esta relación matemática o de estas dimensiones, “Sección Áurea”, y que no es tan perceptible a la vista, pero el ser humano puede apreciarla sin saberlo reconociéndose seducido por una bella imagen que la posea. Muchos pintores, arquitectos, matemáticos, físicos, incluso místicos, hicieron uso de estas medidas de proporción para intentar acercarse a una obra perfecta. Sea cual fuere su uso, en no pocas ocasiones se habla también que esta dimensión está presente intrínsecamente en el hombre.
Nuestro cuerpo incluso tiene rasgos que indican estas medidas de perfección. Luca Pacioli, quién fue un fraile italiano franciscano y matemático, pionero en el estudio de los cálculos de probabilidades, propuso que el hombre perfecto o con “divina proporción” es aquel que posee relaciones entre las distintas partes de su cuerpo  que sean proporciones áureas, y si observamos con detenimiento incluso hasta nuestras huellas dactilares tienen esta forma. Sería oportuno recordar que las huellas no se repiten, que son únicas, no existe nadie en este planeta compuesto por 7.000 millones de habitantes que tengan la misma huella dactilar, por lo tanto no existen dos personas iguales, no somos clones, ¡Y esto es maravilloso!, saber que eres único, inigualable e insustituible, que llevas dentro de ti proporciones áureas, dimensiones perfectas, “divinas proporciones”, por lo tanto eres una creatura, una obra perfecta, eres bella (o).mona

No eres una obra hecha de la nada, pues antes de la nada ya existía Dios, y él te hizo, nos hizo perfectos, nos hizo a su imagen y semejanza y todo lo que él hace es perfecto, tú eres su obra maestra, no te hizo en serie, te hizo en serio. Tú has sido pensado con amor desde la eternidad para vivir en el amor.  Tú no eres lo que tus amigos, familiares e incluso padres te han dicho “que eres imperfecto o que eres un error”, ¡No!. Eres una hermosa creación de Dios.
Al terminar de leer estas líneas te propongo un pequeño ejercicio. Mírate primero las manos, luego te invito a ir a un espejo y mirarte a ti mismo, acércate y mírate a los ojos fijamente, guarda silencio ante lo que ves unos segundos, y acto seguido, deja que broten esas palabras de agradecimiento ante Dios, puedes decirle: “Gracias Señor, gracias por hacerme perfecto en tu amor”, luego exprésale por medio de un mensaje móvil o una llamada, este mismo agradecimiento a tus padres, por haberte traído a este mundo, y sino entonces levanta tu rostro al cielo como un signo de agradecimiento.

Mi obsequio para estos días: Salmo 139,13-17

“Tú creaste las delicadas partes internas de mi cuerpo y me entretejiste en el vientre de mi madre. ¡Gracias por hacerme tan maravillosamente complejo!

Tu fino trabajo es maravilloso, lo sé muy bien.

Tú me observabas mientras iba cobrando forma en secreto, mientras se entretejían mis partes en la oscuridad de la matriz. Me viste antes de que naciera.

 Cada día de mi vida estaba registrado en tu libro.

Cada momento fue diseñado antes de que un solo día pasara.

Qué preciosos son tus pensamientos acerca de mí, oh Dios.

¡No se pueden enumerar!

Ni siquiera puedo contarlos; ¡suman más que los granos de la arena!

Y cuando despierto, ¡todavía estás conmigo!” 

Acerca del autor
Conferenciante, especialista en espiritualidad bíblica, Lic en Admin y Marketing, aveces blogero, humano, ¡Sí! ante todo eso, siento, aprendo, existo, vivo. He desarrollado desde muy joven proyectos religiosos para diversas editoriales, así como talleres de formación en valores, vida interior, psicología religiosa.

Deja una respuesta

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies