info@yosoyvenezolano.com
arepas en espa単a

El consejero Web: Auto Control

Equilibrista - copiaSuelo escuchar a Jon Aizpurúa en Unión Radio con su buen programa, Grandes Biografías, y este pasado 8 de enero presentó la vida y obra de la gran poetisa gallega Rosalía de Castro. Me gustó mucho su profunda y melancólica forma de escribir y en Internet encontré varias de sus poesías. Me quedé con esta joya que te comparto.

 

 

“Ya duermen en su tumba las pasiones

el sueño de la nada;
¿es, pues, locura del doliente espíritu,
o gusano que llevo en mis entrañas?
Yo sólo sé que es un placer que duele,
que es un dolor que atormentando halaga,
llama que de la vida se alimenta,
mas sin la cual la vida se apagara”

          Rosalía de Castro.

¡Cuanta razón llevaba Rosalía de Castro!, “un placer que duele”, ¡Sí! La pasión (del latin, patior, que significa sentir o sufrir) descontrolada la vemos actuar cuando damos rienda suelta a nuestras emociones más intensas por todo aquello que deseamos. En muchos casos ella establece su trono gobernando con un cetro sobre la silla de nuestro actuar, nos rige, nos mueve y domina. A esta dama (que lo dudo) me refiero, pues ella es despótica, ejerce su tiranía de la manera más silenciosa posible y salta a escena después de haber estado detrás del telón un largo tiempo para aparecer como protagonista.

Hoy te proporcionaré herramientas para desbancar del trono a la pasión dominante, para que ejerzas un Auto Control que te permita disfrutar equilibradamente de una vida plena.

Ante cualquier situación que sientas que te supera, que te domina y en la que temes perder tus cabales, aplica estos siete 7 pasos.

1. Respira: Tomate unos minutos para respirar hondamente, que el aire llene tus pulmones y el diafragma, inhala y exhala varias veces, repite esta actividad hasta que sientas que baja el ritmo acelerado de tu corazón.

2. Identifica: ¿Qué estoy sintiendo?, ¿Qué tipo de emoción estoy atravesando?, rabia, alegría, tristeza, angustia, ansiedad, etc. Es la parte más complicada del auto control, pero de aquí parte todo. Al identificar la emoción veremos con claridad como ejercer el dominio sobre ella.

3. Analizate: Realizate preguntas. Esta parte es vital, de aquí dependerá el resultado final. Cuando te analizas apelas a la razón y silencias tu pasión, esa impronta que te hace muchas veces quedar mal, permites que empiece en ti un proceso de calma donde se ordenan tus ideas preconcebidas ante cualquier situación que te descoloca. Evitas reacciones incontrolables, no dirás lo que no querías decir, y eso te salvará, te sentirás bien, es como aquello de curarte en salud, es un perdón menos que te ahorrarás en pedir después. Evitas herir a las personas que amas y a las que están a tu alrededor.

4. Entiendete. Uno de los errores principales que comentemos cuando nos hemos dejado llevar por el impulso de nuestras pasiones o emociones es que a posteriori no nos entendamos a nosotros mismos. ¿Por qué has reaccionado así?, ¿Qué palabras dije?, ¿Qué gestos hice? que reaccionara inadecuadamente. Luego, no seas tan duro contigo mismo. No te hagas un juicio tan severo. Negar el hecho de que somos frutos de una crianza, de una cultura, de una educación, no hace mas que frenar el crecimiento del auto conocimiento. Entendernos nos ayuda a justificarnos de sanamente.

5. Vincula. Una vez hayas analizado tu reacciones trata de determinar si la forma en que has actuado tiene una razón con el pasado, una mala experiencia, falta de perdón por una herida, un recuerdo, todo eso empaña el disfrutar de tu presente y de volver a confiar para salir adelante. Debes descubrir si tus reacciones tienen un pasado no ausente.

6. Desvincula. Ármate de valor y perdona. No hay mayor ejercicio para ser felices y libres que trabajar el perdón. Me encanta presentar la llave del perdón como un forma de autoridad sobre las personas, cuando perdonas de verdad te revistes de la autoridad más efectiva que existe, la más limpia, autoridad que transforma al otro en el amor, autoridad para guiar y enseñar. El perdón te libera, te desvincula de las raíces de amargura que no te dejan ser feliz.

7. Verbaliza. Comparte con tu cónyuge, con un familiar, un amigo, el cómo estás intentando ejercer un auto control sobre las reacciones que tienes antes las emociones que experimentas. Si son personas que te aprecian seguramente reforzarán esta decisión tan importante que has tomado, aún más, te ayudaran en el proceso y lo notarán. Recuerda que son ellos quienes más perciben como eres y quienes más disfrutaran cuando mejores en tu auto control.

autocontrol - copia

 

“No te dejes llevar de la pasión, para que no destroce tu fuerza como un toro.”
Eclesiástico 6,2

Acerca del autor
Conferenciante, especialista en espiritualidad bíblica, Lic en Admin y Marketing, aveces blogero, humano, ¡Sí! ante todo eso, siento, aprendo, existo, vivo. He desarrollado desde muy joven proyectos religiosos para diversas editoriales, así como talleres de formación en valores, vida interior, psicología religiosa.

Deja una respuesta

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies