info@yosoyvenezolano.com
restaurante venezolano en madrid
Canel Rolls

Oscar Yanes : “Venir de los Andes a Caracas, era como hoy ir a Miami”

 

MG_6519Oscar Yanes, ilustre periodista nació en Caracas en la popular parroquia San Juan hace 83 años. Reconocido por sus investigaciones históricas, su particular estilo para echar cuentos, lo convierte en referencia obligada a la hora de indagar sobre la historia de Venezuela.

Hoy traemos un articulo donde nos permite conocer algo más de la Caracas de ayer.

¿Que actividades hacían los caraqueños para divertirse?

-Todos los Caraqueños vivían solo para comer, trabajar y dormir, la gente era muy formal. Una de las diversiones eran las visitas, las familias amigas se visitaban en horas de las 5 o 6 de tarde se tomaban un café y conversaban.

Otra diversión era las reuniones nocturnas, las familias invitaban a los novios y pretendientes de las muchachas, a los amigos y vecinos de la cuadra y hacían juegos como adivinanzas. La vida de Caracas cambio con la llegada de la radio pues las fiestas bailables se hicieron comunes.

Una de las actividades de los Caraqueños, antes de la llegada de la radio fue la visita al Ávila. Las familias preparaban su picnic y los sábados disfrutaban de la bella naturaleza

Si no subían el Ávila, llegaban al Parque El Encanto en los Teques donde un ferrocarril los paseaba desde la mañana hasta la tarde.

Otra actividad característica era el paseo a Macuto, que era la playa elegante donde hombres y mujeres se bañaban separados unos de los otros, pero había cosas agradables el dueño del ferrocarril que los llevaba de la Guaira a Macuto les obsequiaba a los turistas un cóctel a las 5 de la tarde todos los días.

Caracas se caracterizo por las llamadas fiestas religiosas, cuando llegaba la Semana Santa los hombres y las mujeres estrenaban ropa. Ver al Nazareno de San Pablo era una gran atracción. Después de misa las muchachas se iban a pasear a la Capilla del Calvario o a la Planicie, donde estaba una escuela militar y los cadetes podían ver a las caraqueñas a las 5 de la tarde. Era una ciudad muy sana.

La gente fina caraqueña consideraba de muy mal gusto las llamadas fiestas de descote. Estas fiestas se hacían con la llamada vaca entre la vecindad, estos recogían dinero y daban ron, cerveza, sándwiches y músicos. Comenzaban a las 5 de la tarde hasta la 1 o 2 de la madrugada.

La retreta era otra distracción para el caraqueño, había retretas para niños y para los adultos en diferentes horarios los domingos. La gente era muy musical, tomaban el café en La Francia o La India y las muchachas iban con los novios. A la llegada de los cines cambio la actividad. En Catia estaba el Cine Bolívar pero las noches eran muy cortas a la llegada de las 11 era una hora alarmante para los caraqueños.

Los domingos se ponían de acuerdo dos o tres familias para hacer el almuerzo, luego a eso de la una los hombres escuchaban las carreras de caballos en la radio y las mujeres jugaban ludo y a las 6 se despedían.

¿Que restaurantes caraqueños recuerda?

Muy poca gente los visitaba, pero existió “La Suiza”, su dueño era un caballero francés de nombre Pierre René Deloffre, se dice que él enseño a comer a los caraqueños. Allí llegaba la gente bien de Caracas y el los atendía como en Francia, eso hizo muy famoso a ese restaurante. Los restaurantes más elegantes de Caracas además de La Suiza, eran El Hotel Majestic, El Long Chang, que tenía al lado un restaurante de ficheras. Lo interesante es que, lo que los dividía era una gran cortina, cuando llegaba la hora del espectáculo la levantaban, pero nadie cruzaba la línea de división entre la alta sociedad de Caracas y las ficheras.

¿Donde el caraqueño y el turista se alojaban?

Los sitios para veranear o temperar como decían en esa época o para pasar vacaciones eran muy curiosos, entre ellos están los Dos Caminos, La Puerta de Caracas y Sabana Grande.

El Majestic era un hotel muy lujoso, era el único que tenía agua fría y caliente. Para hospedarse allí había que pagar una fortuna, 30 bolívares diarios, un albañil para ese entonces ganaba 1 bolívar y medio. Solo los ricos de la época podían quedarse allí.

¿Como era el turista de esa época?

Ir a los Andes era como ir a Miami, los andinos estaban más cerca de Colombia que de Caracas. Para venir a Caracas desde San Cristóbal tenían que ir a Maracaibo, luego buscar un barco para llegar a Curazao, ese barco llegaba a Puerto Cabello o a La Guaira.

Ir a la Gran Sabana era como ir a la china, muy poca gente la conocía.

Ir al Orinoco era toda una hazaña, la gente muy rica eran los que viajaban en barcos estadounidenses con camarotes lujosos y llegaban a New York, para luego contar y presumir de su viaje.

Los turistas llegaban a la Guaira, los llevaban al Paraíso y al Calvario que era el sitio más elevado de la ciudad donde tomaban sus fotos, bajaban por las escalinatas, tomaban sus autobuses y los paseaban por Catia para luego devolverlos a la Guaira, ese era el trayecto turístico.

¡Así son las Cosas!

Fuente: Magazine

 

 

Acerca del autor

Deja una respuesta

*