info@yosoyvenezolano.com
arepas en espa単a

Rayma : “Vivo como una extranjera dentro de mi propio país”

Rayma Suprani

Rayma: Caricaturista de El Universal
Foto: Andreína Mujica/PARÍS

(Noé Pernía – Yo Soy Venezolano) Mujer artista, mujer periodista, mujer activista, y en ese triángulo los Derechos Humanos y la libertad de expresión. Es una de las caricaturistas de mayor prestigio en Venezuela. Cada uno de sus trazos y de sus frases dialogan con su propio malestar y con el malestar de los otros. Cuida las palabras para no herir, para vislumbrar los puentes a pesar de la bruma. Rayma no se resigna porque la esperanza es la línea de flotación de sus ideas.

El extrañamiento es el síntoma común que caracteriza a los venezolanos, tanto a los que se quedaron como a los que se fueron, sin embargo, está convencida de que cada compatriota en el exterior es una molécula de Venezuela porque aún en la diáspora la unidad es posible.

Para Rayma, el exilio lo padecemos todos por igual, estemos “adentro” o “afuera” del país. Hija de inmigrantes, no se va de Venezuela, aunque padece  la diferencia en cada viaje que realiza al exterior:

 Rayma Suprani: Te das cuenta de cómo los demás evolucionan y de cómo tú más bien te vas quedando, de hecho es mi propia experiencia como profesional, yo ya tengo diecisiete años trabajando en El Universal y antes trabajé en dos diarios, es un tiempo acumulado en donde yo ya debería de estar concentrándome en otros proyectos, en la academia, en dar otros pasos hacia la tranquilidad, pero resulta que estamos peleando todo el tiempo por un gobierno que ataca, eso es agotador. Incluso para nosotros que vivimos en Venezuela es una cosa ensordecedora, la tensión que tienes surge de la sensación de que algo va a pasar, bueno o malo.

 

EL HUMOR ES UN ALAMBIQUE

 

Noé Pernía: ¿Y trabajar con el humor no es contradictorio en medio del desasosiego? 

 Rayma Suprani: El espacio de la belleza me produce como una catarsis, una válvula de escape que agradezco muchísimo el poder tenerla, poder vaciar las angustias y otra cosas importantes en el humor para mí es muy importante porque es una terapia.

Noé Pernía: ¿Cómo conviven el humor y la tragedia en Venezuela?

 Rayma Suprani: Tienes que transmutar y reconvertir. En mi caso el humor se ha vuelto como una especie de alambique, tomas toda esa angustia y toda esa información diaria y la vas procesando, pero tienes que procesarla para algo bueno, para conseguir unos resultados que sean dignos para los lectores, no puedes devolverles la misma grosería, la misma basura y la fetidez que nos da la realidad. Hay que transformarla y decir “¡bueno!, aquí hay algo más, se ve algo de nivel, algo que me interpela, que me aporta y que a la vez me provoca risa”. El humor es una herramienta de transmisión y debe conllevar una reflexión de fondo. Cada vez trato de acercarme más hacia la sensibilidad del humor y hacia el estallido grato que te da la inteligencia, porque si te metes en la tragedia, como tragedia  en sí es muy dolorosa y entonces la sensación que le dejarías al lector es la de una sensación aplastante. Yo creo que el trabajo de uno es más bien el de entregarle [al lector] una sonrisa en mitad de la tragedia pero no banalizándola ni restándole importancia, sino que su sonrisa vaya con inteligencia y con recepción.

Noé Pernía: El stand comedy está cobrando auge en Venezuela y ya hemos visto a la periodista Nitu Pérez Osuna interpretando monólogos, ¿será un efecto de la censura y el declive de la pluralidad de los medios?

 Rayma Suprani: Hay algo de eso que es verdad, pero también hay algo de que la gente necesita sentirse identificada con la tragedia. Toda esa gente que está llevando a cabo ese tipo de actividad es para narrar la tragedia de vida de una forma jocosa y de verdad es una muy buena terapia. El problema no es ése, el problema es cuando los gobiernos se vuelven un stand comedy y eso sí es trágico porque tú colocas a un gobierno para que cuide tus intereses como nación no para que se ponga a hacer payasadas, tú quieres un gobierno responsable y serio. Yo veo el problema en que todo el país se convierta en un stand comedy donde no hay responsabilidades de ningún tipo sino donde todo el tiempo se está haciendo una mofa de lo que nos pasa. Hay temas que son sagrados y que no son motivos de risa, por ejemplo, las entradas a la morgue que registramos anualmente significan una tragedia, que hay una guerra. No de todo se puede hacer risa, no puedes hacer un stand comedy sobre el sufrimiento de la gente en los barrios, habría que ser muy inteligente y a mi me da temor caer más bien en lo grotesco, yo me iría más bien hacia el teatro, hacia otras formas del arte que te ayudan a que se pueda contar lo incontable.

 

EL EXILIO Y EL “INCILIO”

 

Noé Pernía: ¿Los venezolanos en el exterior estaríamos buscando una visión más ponderada  del país?

 Rayma Suprani: Hay de todo, ya el hecho de salir de tu país implica una búsqueda de la madurez obligatoria, es como cuando sales de tu casa y empiezas a vivir solo, sigues teniendo familia, sigues teniendo un país. Cada venezolano en el exterior es una molécula que sigue integrando a ese país.

Noé Pernía: Muchos piensan que el vivir fuera del país nos inhabilita automáticamente para discutir los temas vinculantes con Venezuela…

 Rayma Suprani: Mucha gente que está afuera me ha dicho “yo no puedo opinar porque yo no estoy allá”, yo pienso que todos podemos opinar porque todos somos el país, estemos afuera o estemos adentro. No podemos seguir teniendo esas rupturas, esos espacios divididos, ya nos han divido mucho así que por el contrario tenemos que buscar los puntos que nos acerquen y que nos unan en medio de todo este caos. No podemos jugar a la autoexclusión. Yo siempre cuento mi experiencia: vivo adentro y sin embargo siento lo que yo llamo el “incilio” porque no reconozco el país donde vivo, vivo como una extranjera dentro de mi propio país que es lo peor que le puede suceder a un ser humano. Simplemente me pregunto: ¿cuál es el país que existe?, ¿el que está en nuestro recuerdos?, ¿el que borraron?, ¿el que se ha dibujado recientemente? Yo creo que todos esas son capas y capas de un mismo país porque cada quién tiene uno en particular y eso para mí es respetable.

 

EL ODIO SE PUEDE CURAR

 

Caricaturista del Universal

Noé Pernía: ¿Crees en la reconciliación?

 Rayma Suprani: Sí, y no lo veo como una ingenuidad o una tarjeta de hallmark, esos procesos son largos y muy complicados. Siempre terminarán acabándose esos gobiernos. La gente siempre regresa aunque no quede nada y pienso que eso es lo que hay que buscar, esas reconciliaciones en esos pequeños espacios que uno tiene como individuo.

Noé Pernía: ¿Has hablado de ese concepto de “incilio” con los simpatizantes de la oposición y del chavismo?     

 Rayma Suprani: Es una palabra que ya he escuchado varias veces, van a tener que incluirla en el diccionario de la Real Academia porque no existe, creo que viene de lo que han vivido los cubanos, nosotros nunca entendimos lo que les pasaba a ellos hasta ahora que lo estamos viviendo. Lo mismo sucede con las enfermedades, a ti te cuentan de una enfermedad y no la vas a captar nunca hasta que no pasas por un proceso igual. Yo sí pienso que estamos viviendo mucho de lo que ha sufrido el pueblo cubano aunque lo de nosotros es de otras dimensiones distintas. Igual el exilio es una actividad dura, es una separación, es un duelo, sin embargo, yo que estoy dentro del país he tenido que padecer una cantidad de duelos por toda la devastación que está ocurriendo.

Noé Pernía: ¿Qué es lo peor que está pasando en Venezuela desde tu punto de vista?

 Rayma Suprani: Yo creo que es ese derrame de odio de parte y parte, del hacer daño, te pongo el ejemplo de cuando se perdió mi perro, vino mucha gente de la oposición que me decía “¡ese perro se lo robó algún chavista del gobierno!”, y por otra parte hubo gente chavista que me llegó a escribir cosas como que “ese perro se te fue porque tú eres una mierda, porque lo tratas mal, porque dibujas caricaturas horribles”, y me insultaban. Entonces te das cuenta de que los extremos se tocan, de que no es un tema político sino de querer hacer daño por la confrontación per se, de odio. Creo que eso es lo peor que hemos tenido en estos últimos dieciséis años.

Noé Pernía: ¿Entonces el problema más crítico de Venezuela no surge de la política ni de la ideología sino de la idiosincrasia?

 Rayma Suprani: Si la ideología es el odio, sí es uno de esos problemas. Si la política se usa para exacerbar el resentimiento y borrar a la mitad del país, también. Si la gente que está en el poder en lugar de dar paso a un discurso de reconciliación y de emplear ese poder, los valores y el dinero para construir los empeña en todo lo contrario, entonces ocurre lo que hemos estado viviendo. La gente actúa por modelaje, si tienes a un presidente que solamente insulta y se expresa a través de un discurso violento, eso termina por reflejarse hasta en el tráfico por las calles de Caracas adonde hay una violencia reprimida también por la crisis económica. Eso está causando una crisis en la familia venezolana.

Noé Pernía: ¿Qué tipo de crisis está sufriendo la familia venezolana?

Rayma Suprani: Hay una crisis, primero, de separación. Hay padres que se están quedando en Venezuela mientras que envían a sus hijos a otros países por causa de la inseguridad o porque aspiran otro futuro para sus nietos. Después, la gente que no se puede ir está sometida a toda una política de caos donde no consigues los productos, donde no hay empleo, donde el gobierno solamente da empleo si atraviesas por una serie de humillaciones o te vistes con un determinado color. Se está creando una sola vía para sobrevivir que es la de pedirle limosna al gobierno.

Noé Pernía: ¿Y pese a ese horizonte tan oscuro sigues creyendo que hay oportunidad para la reconciliación nacional?

Rayma Suprani: Yo creo que eso es algo que va a tener que suceder, ahorita la gente que está afuera, por ejemplo, tiene que pensar en que los familiares que tengan dentro del país, bueno, los van a tener que ayudar, es decir, la gente que está adentro solamente va a poder sobrevivir económicamente con las mesadas que les envíen desde afuera puesto que vivimos en un país donde un profesional universitario gana apenas el equivalente a unos 150 dólares al mes.

Noé Pernía: ¿Tú has pensado en salir del país?

Rayma Suprani: No lo he pensado, mi trabajo me vincula muchísimo con la problemática venezolana, por supuesto que el 2013 fue muy duro porque 3 desvaluaciones seguidas significaron casi la pulverización de la economía. Creo en los factores democráticos, creo en el poder del voto y no creo en las salidas violentas, lo más terrible que nos pudiera suceder es un golpe de Estado.

Noé Pernía: ¿Venga de donde venga?

Rayma Suprani: Venga de donde venga. Yo en los militares no creo, los militares cada día me dan más asco. Yo nací en democracia y soy una mujer totalmente dada al desarrollo de la vida civil y nosotros hemos regresado a un suceso bárbaro que es la militarización de todo como si eso fuese necesario, y no lo es.

 

“NO ME TRAICIONARÍA A MÍ MISMA”

 

Noé Pernía: ¿No se dificulta tu trabajo que es hijo directo de la libertad de la expresión y de la democracia?

Rayma Suprani: Claro porque cada día hay más control, más censura y más miedo, imagínate opinar en un país dónde no sabes por cuál lado puedas herir una sensibilidad o pisar alguna mina y tratar, además en ese ambiente, todos los días sobre temas álgidos porque tampoco te vas a poner a hablar de tonterías. El 2013 fue además un año en donde me he sentido más atacada, he tenido que ir a tribunales por varios procesos legales, he tenido que ir a la fiscalía a poner varias denuncias, me han insultado, sabes que hay toda una maquinaria gubernamental pagada para que todo eso parezca algo ingenuo pero resulta que son mecanismos de represión y control. Para mantenerse allí hay que tener estómago, sobre cuando eres un civil y sabes que la aplanadora gubernamental está dispuesta a hacerte daño. Hay denuncias que yo he interpuesto y que luego se me han revertido porque yo como la denunciante he terminado como la perseguida, allí empieza el acoso, te tocan la puerta a medianoche, por ejemplo, para entregarte una citación judicial. Una vez puse una denuncia por una serie de llamadas y de mensajes de texto de gente anónima que me estaba amenazando, la policía pretendía que yo les dejase como prueba mi teléfono móvil. Es aquí donde te das cuenta de la parte perversa de la supuesta justicia en Venezuela, la mujer que es violada entonces termina más bien como la perseguida porque llevaba la falda corta.

Noé Pernía: ¿Cómo lo soportas?

Rayma Suprani: Siempre pienso en mi trabajo y en la responsabilidad que tengo con el papel, lo que nunca soportaría es traicionarme a mí misma, eso sí me parecería un verdadero infierno. Estamos frente a un gobierno cuya propuesta no es la de estudiar, la de ir a la universidad, la de emprender una actividad que te llene la vida, tenemos un gobierno que promociona más bien el malandraje como un medio para enriquecerse, para la corrupción.

Noé Pernía: ¿Te han amenazado de muerte?

Rayma Suprani: Sí, pero entes anónimos. Tuve una amenaza durante mucho tiempo que fue la de la señora Lina Ron, ya fallecida, y después ha habido otras pero ya por las redes sociales. De verdad yo creo que hay mucha intolerancia, una especie de territorio del odio que se ha cultivado desde el poder, hay gente que ha comprado esa idea macabra de que es más fácil eliminar al que piensa distinto a ti que tratar de reconciliarse por medio del espacio del diálogo.

 

HAY ODIO EN AMBOS BANDOS

 

RaymaNoé Pernía: Dónde hay más odio, ¿en el lado de la oposición o en lado del chavismo?

Rayma Suprani: Yo creo que el odio es igual, es el odio es odio, no hay más odio y ni menos odio.

Noé Pernía: ¿Hay odio de los dos lados?

Rayma Suprani: Sí, hay odio de los dos lados. El asunto es que  las responsabilidades de un gobierno son intransferibles, es decir, tú no le puedes achacar la responsabilidad a un pueblo que se odia cuando la responsabilidad la tiene un gobierno que mantiene un discurso de odio que aplica con todos sus medios, entonces es el gobierno el que tiene que dar el ejemplo de arriba hacia abajo. Los responsables de que el país esté como esté son simplemente los gobernantes que para eso están allí, para eso son elegidos. Cuando un gobernante lo que ha hecho es sembrar odio en todos sus discursos tratando de borrar al que piensa diferente o sometiéndolo al escarnio público, ¿qué puedes esperar de eso?

Rayma se despide y asegura que este 2014 vendrá de nuevo a Europa, esta vez sí, dispensándonos una visita por España.

 

 

Acerca del autor
Noé Pernía es periodista e investigador con amplia experiencia en medios de comunicación. Orientado hacia los proyectos audiovisuales y digitales, la difusión cultural y la docencia. Actualmente se desempeña como productor y corresponsal para Iberoamérica en España, Italia y El Vaticano.
  1. anonima Reply

    venezuela es de lo peor y eso que yo naci en venezuela y no tolero como esa gente se porta como changos a los que el gobierno le lansa bananas…en serio es triste! y lo mas triste es que el 99% de los venezolanos son personas odiosas y malas con muchisisima malisia…mucho ladronismo…profesores que en lugar de enseñar solo ponen cosas en el pisarron y les vale madre los alummnos…personas que matan por diversion…un gobierno que es caca y te ase ver que todo esta bien y para colmo el tipo ese “maduro” dice siempre aprobado y aprueba cosas que ni sabe que es

Deja una respuesta

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies