info@yosoyvenezolano.com
arepas en espa単a

Golosinas suecas en el País Vasco, tres venezolanos ensayan su sabor

Tres venezolanos ensayan con golosinas suecas endulzar al País Vasco

Reyes Butrón y Alejandra

(Noé Pernía – Yo Soy Venezolano)

Golosinas suecas en País Vasco a través de la marca reconocida Jëllies. Los emprendedores venezolanos que han puesto en marcha esta iniciativa, llegaron a España durante la época “saudita” como refieren ahora quienes han sufrido la crisis económica de los últimos años.

Alejandra se inscribió en un máster de la Universidad Politécnica de Madrid y al mes ambos ya tenían trabajo en sus respectivas áreas profesionales, ella como arquitecto y él como técnico superior en informática. Oriundos de Mérida, la «ciudad de los caballeros» como se la conoce en Venezuela, los entrevistamos para www.yosoyvenezolano.com porque son uno de los tantos ejemplos que indican el resurgir del gentilicio en aquellos inmigrantes que están poniéndose a prueba dentro de la dificilísima Europa.

 “Yo asumo que me vine de Venezuela estando en una buena situación allí. Fue en principio una emigración provisional por la oportunidad de estudio de Alejandra”, nos dice Reyes Butrón, el esposo, descendiente de vascos que desembarcaron en Mérida a través del Lago de Maracaibo en el siglo XIX. Alejandra Parra trabajaba para un estudio de arquitectura en la época de oro cuando lo de la burbuja inmobiliaria pero llegaron las sombras y pronto quedaron en el paro, ella siguió como dependienta de una tienda de caramelos y él como comercial de una casa de productos informáticos.

Estuvo cuatro años despachando dulces y golosinas “fue una de las razones principales que nos llevó a lanzarnos al agua y montar nuestra propia empresa de golosinas suecas”. Riesgo por partida doble porque les viene un niño en camino que nacerá este mes de abril de 2014. El tercer socio de Jëllies se llama Alejandro Pop mientras que el creador de la imagen, logos, colores y caligrafía de la marca es José Luis Vivas, un diseñador venezolano que está dando qué hablar en Madrid, de él es ese color naranja que distingue a Jëllies con una personalidad corporativa de impacto.

Jëllies significa «gominola» en sueco porque Suecia es el paraíso de las chuches tanto como España lo es de los jamones, Francia de los quesos e Italia de la pizza y de la pasta. De allá es que importan las golosinas suecas que exhiben en elegantes estanterías con fondo blanco en el local que está ubicado en la calle Licenciado Poza 33 de la cosmopolita Bilbao, allí abrieron sus puertas al público el 24 de noviembre de 2013.

 Noé: Hay muchas tiendas de golosinas suecas en España, ¿en qué se diferencia Jëllies?

jelliesReyes: Primero que nada en el producto. Las golosinas suecas son además, de más sabrosas, mucho mas sanas. Sin grasas trans, sin colorantes artificiales. También queríamos presentar las gominolas con unos formatos elegantes y divertidos perfectamente compatibles a la hora de dar un regalo o como acompañamiento en una celebración. También procuramos pensar en aquellas personas con alergias. Marcamos en nuestra tienda todas aquellas gominolas que contengan gluten, lácteos, frutos secos y soja.

Noé: ¿Es como sectorizar la clientela dentro de un mismo local?

Reyes: Más que sectorizar se trata de dar a las personas con alergia la posibilidad de reconocer qué golosinas suecas pueden comer y cuáles no.

 Noé: ¿Es muy “dulcero” el consumidor español?

Reyes: Sí lo es. Aunque es un público que procura cuidar su alimentación, es por eso que consideramos que unas chuches más sanas encajan perfectamente con el ánimo de disfrutar del dulce a la vez que evitamos contaminarnos con la comida industrial.

 Noé: Es decir, que no utilizan azúcares sino edulcorantes…

Reyes: Todas nuestras golosinas suecas utilizan azúcar. Hemos experimentado con las golosinas sin azúcar pero los resultados no han sido satisfactorios. Lo que no tienen nuestras golosinas suecas son colorantes ni saborizantes artificiales.

 Noé: Tú y tu esposa vivían en Madrid, ¿por qué decidieron montar la tienda en Bilbao?

Reyes: Hicimos nuestro estudio de mercado y descubrimos todo el potencial que había en el País Vasco para este tipo de productos. Obviamente es todo un reto darse a conocer en una ciudad donde tienes pocas conexiones y que en principio no aprecia la calidad del producto, pero debemos decir que tanto las golosinas suecas como los arreglos han tenido una acogida extraordinaria en la ciudad.

 Noé: ¿Están conformes con el rendimiento del negocio?

Reyes: El comienzo ha sido duro. Somos autónomos y hemos invertido en esto nuestros ahorros. Comprenderás que sin subvenciones ni créditos bancarios los recursos no sobran para hacer publicidad como nos gustaría, pero estamos cerrando acuerdos importantes con empresas de eventos, hoteles y salones de fiesta para comercializar nuestros arreglos más allá de la venta en tienda. Ya hemos cerrado un acuerdo con un  hotel de Bilbao que obsequia a sus clientes con brochetas y bombones de Jëllies.

 Noé: Quiénes son tus mejores clientes en tienda, ¿niños?, ¿madres?, ¿padres?, ¿adolescentes?, ¿adultos mayores?

Reyes: Sin duda los adultos y la gente mayor. Los arreglos son más apropiados para reuniones y celebraciones de adultos, los niños suelen comprar lo que ven en la tele o lo que les han dado toda la vida, sin embargo, los divierten muchísimo nuestras brochetas. Pronto esperamos sacar nuevos envases para lograr llamar la atención de los niños.

 Noé: ¿Cuánto han invertido?

Reyes: ¿Tengo que decirte cífras?

 Noé: Habrá gente que se inspire, o al contrario, que desista en montar un negocio similar en España, ¿no?

Reyes: Bastante poco la verdad. Teniendo en cuenta que toda la obra del local la llevamos a cabo nosotros mismos. Desde limpiar el local, hasta poner la tarima nueva, poner paredes de yeso, pintarlas, etc. Eso al final nos redujo considerablemente la inversión inicial.

 Noé: ¿En Venezuela ya tenían negocios? ¿O se están estrenando en España?

Reyes: Como todos sabemos España está en un momento bastante espeso económicamente hablando. Yo no sé si la gente se anima o no, lo que si podría recomendar es que analice bien todos los factores antes de lanzarse con su propio proyecto. Creo que no es España un lugar que aprecie las PYMES. La verdad es que nos encantaría poder llevar este formato a Venezuela. Esperemos que las condiciones mejoren.

Reyes Butrón le ha confesado a www.yosoyvenezolano.com que en España “el tema de los impuestos es animal”, sin embargo, también nos ha comentado que “estuvimos primero buscando opciones para montar una tienda de golosinas suecas Jëllies en Miami, pero vimos que la inversión inicial tenía que ser mucho más fuerte”.

 

Acerca del autor
Noé Pernía es periodista e investigador con amplia experiencia en medios de comunicación. Orientado hacia los proyectos audiovisuales y digitales, la difusión cultural y la docencia. Actualmente se desempeña como productor y corresponsal para Iberoamérica en España, Italia y El Vaticano.
  1. Yanett Segovia Reply

    Toda la suerte del mundo a la pareja Reyes-Alejandra y al bebé que viene en camino. Admiro su decisión de lanzarse con este proyecto que no es sólo económico sino una decisión de vida. Han montado este negocio con todas las fuerzas y esperanzas, con poco dinero, pero con mucho entusiasmo. Amados, se hace el camino al andar. Toda la suerte y mis bendiciones.

  2. Carlos La Cruz Reply

    Que orgullo me encanta, esto es fabuloso, espero otros sigan este ejemplo, poco a poco damos a conocer al mundo todo lo que sabe a Venezuela, así es , sabor venezolano para el mundo. Felicidades

Deja una respuesta

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies