info@yosoyvenezolano.com
arepas en espa単a

Los pro y los contra de los anuncios económicos en Venezuela

 

Rafael Ramírez | Economía de Venezuela

Rafael Ramírez, Vice presidente para el Área Económica de Venezuela

(Carlos E. Rodríguez –  Exclusivo para Yo Soy Venezolano) El pasado miércoles 22 de enero de 2014, habló el vicepresidente para el área económica del gobierno de Venezuela, Rafael Ramírez. Hizo varios anuncios en materia cambiaria a los que quisiera referirme en este análisis sin dejar de lado –por supuesto– alguna lectura política puesto que economía y política están íntimamente ligados, mucho más en un país con una economía rentista, dependiente de las importaciones y de la venta de hidrocarburos como es Venezuela.

Lo primero que puedo decir es que el gobierno está muy consciente de la gravedad de la situación de la economía del país, pero a la vez está preso de su discurso anti-capitalista y de las críticas que han hecho a las economías de mercado durante 15 años de gobierno, lo que dificulta cualquier corrección del rumbo económico, que es tan necesario en Venezuela.

Digo esto porque fácilmente Nicolás Maduro en la presentación de su memoria y cuenta del año 2013 ha podido realizar estos anuncios que Ramírez ese día, pero prefirió hacer un discurso eminentemente político, creyendo posiblemente que el desgaste de las medidas anunciadas caería sobre su vicepresidente económico y no sobre su figura.

A grandes rasgos se ha anunciado lo siguiente:

  • El Gobierno nacional destinará este año más de 42 millardos de dólares para cubrir compromisos como los de las importaciones.
  • La tasa oficial de 6,30 BsF/USD quedará sólo para los siguientes rubros: los gastos de estudiantes y pensiones y jubilaciones, casos de salud, gastos consulares y diplomáticos.
  • El resto de los rubros económicos utilizarán la tasa del SICAD, que según las últimas “subastas” ha estado en torno a 11,30 BsF/USD.
  • Las subastas del SICAD serán por 220 millones de dólares cada semana, 11.400 millones de dólares este año, de los cuales 6.400 serán para el sector productivo y 5.000 millones de dólares que serán para atender solicitudes de viajeros, remesas y líneas aéreas, por ejemplo.
  • Se anuncia la modificación de la Ley de ilícitos cambiarios para permitir operaciones en divisas entre privados. Específicamente para que el sector empresarial pueda ofertar divisas de manera legal e incluso que personas naturales puedan hacerlo también.

¿Son estos anuncios buenos, malos o regulares?

En líneas generales no son buenas noticias porque indican que el gobierno, como decía al principio, sigue preso de su discurso más radical y sabe que políticamente no es viable eliminar los controles que están asfixiando a la economía venezolana cuyo principal exponente es precisamente el control cambiario. Por tanto, el problema de fondo no se va a resolver con estos anuncios. 

¿Mejora la situación con los anuncios de Rafael Ramírez?

 Si el gobierno cumple con varios de los anuncios que hizo, es bastante factible que se oxigene un poco la economía. Que el SICAD oferte semanalmente 220 millones de USD en vez de los 100 millones que viene ofertando, y si adicionalmente se eliminan las restricciones para participar en las “subastas” (entre comillas porque todos sabemos que no son subastas, el precio lo fija el gobierno), habrá una mejora mínima en la asignación de divisas.

Por otro lado, y aquí viene posiblemente el anuncio más importante, si modifican la ley de ilícitos cambiarios y permiten un tercer mercado donde los entes privados puedan ofertar y adquirir divisas de manera legal, eso sí que podría dar un aire a una economía que se encuentra en situación crítica. Pero esto es ver para creer, porque una de las razones (la más política) del control cambiario es mantener al sector privado bajo “control” y evitar que este tienda puentes (financie) a la Alternativa Democrática.

En cuanto a que los gastos de cupos para viajes y pasajes pasen de tasa 6,30 BsF/USD a 11,30 BsF/USD, es obviamente un golpe duro para las personas/familias que piensan viajar ya sea por estudio o placer, pero en cuanto a su efecto calmando la necesidad de dichas divisas será prácticamente nulo. Con una tasa de dólar paralelo sobre los 70 BsF/USD, la diferencia con respecto a la tasa oficial es tan grande, sea 6,30 u 11,30 que hace que la demanda sea prácticamente infinita. Y eso podemos verlo cuando pensamos en que los dos bienes más baratos que usted puede  adquirir en Venezuela son en este orden: gasolina y dólares oficiales. Es por ello que la demanda de ambos está totalmente sobredimensionada.

 

¿Qué esperamos entonces para el futuro?

 Por lo pronto, continuaremos padeciendo una escasez que podría ir agravándose cada día porque el ejecutivo habló de aprobar divisas para los rubros que se vayan a importar en el 2014, no para pagar la inmensa deuda que tiene tanto con las empresas en Venezuela (Polar habla de 400 millones de USD) y también con varias empresas en el exterior, lo que irá limitando las líneas de crédito.

Veremos una disminución paulatina de las reservas internacionales si es cierto que se van a ofertar mayor cantidad de dólares semanalmente a través del SICAD y mientras no se abra esa opción de un tercer mercado. Importante es destacar que las reservas ya están en un nivel bastante bajo (en torno a 20.000 millones de USD). Es justo decir que en la disminución ha influido la baja del precio del oro ya que parte de las reservas se encuentran en dicho metal.

 

¿Aguanta el país y su economía mucho tiempo más así?

 La respuesta, aunque parezca mentira es sí, el gobierno tiene todavía una enorme capacidad de endeudamiento a través de la venta a futuro de petróleo, gas, hierro, aluminio, y pare usted de contar los recursos que es posible extraer de ese bendito territorio que es nuestra patria.  Adicionalmente se han ido cambiando las condiciones de consumo de la población, poco a poco. Pregunte usted a cualquier familiar cuando fue la última vez que vio más de una marca de cualquier producto en el abasto, comercio o supermercado. O pregúntele a una generación completa que no recuerda como es cambiar de bolívares a dólares en cualquier banco o ir a comprar un carro, seleccionar modelo, color y que la entrega sea casi inmediata. Son cosas normales en cualquier país, pero en Venezuela no. Lo que indica que los venezolanos están utilizando esa capacidad que tiene el ser humano de adaptarse a prácticamente cualquier situación de vida. Ya lo decía Nietzsche Quien tiene algo por qué vivir, es capaz de soportar cualquier cómo“.

Carlos E. Rodríguez Rodríguez

Acerca del autor
Nuestra misión es enarbolar nuestro gentilicio en el mundo.

Deja una respuesta

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies