info@yosoyvenezolano.com

Soledad Bravo

soledadbravo3Creció en Catia, fue reina del Liceo Andrés Bello, quedó hechizada (y hechizó) con el Aula Magna y en Los Próceres cantó su concierto inolvidable. Caracas es, pues, el marco de su existencia.

Por Johan Martinez

Se considera caraqueña y a mucha honra, como se dice por acá. Pero cierto es que nació en España, de donde huyó con su familia siendo pequeñita, cuando su papá era perseguido político por ser antifranquista en un régimen en el que pensar distinto era delito. “Desde entonces odio a los tiranos”, enfatiza sin rodeos. Así llegaron a Caracas, era el año 50, y aquel nuevo universo le tradujo de bruces la primera definición de felicidad, con La Guaira y su fantástico puerto, pero luego con Catia, adonde se mudaron sus padres para replantearse la vida. “Catia, que desde España me sonaba a ciudad amurallada de la Edad Media”, rememora. Y aquí vinieron, evadiendo una dictadura para encontrarse con otra, la de Marcos Pérez Jiménez. “Pero aun en nuestra modestia siempre hubo espacio para ocultar a los perseguidos de la época. Y con todo y eso, imposible describir la felicidad de mi familia al respirar libremente el sol del Caribe, tener trabajo, ganarse el pan honestamente, ser acogidos por la gente más amable y solidaria del mundo”, afirma y celebra: “¡He amado este lugar y lo he hecho mío con auténtica pasión!”.

soledadbravo2Así pues, Callejón Cantabria, Calle Bolívar, Catia; en el ranchito de zinc. Esa es la dirección de su infancia, donde transcurrieron sus primeras correrías junto a una pandilla que ella misma lideraba. Y las rockolas tronaban día y noche, recuerda, con rancheras, rumbas, boleros, cumbias, corridos mejicanos. Iba al cine a ver películas de Pedro Infante y Jorge Negrete. Escuchaba los ritmos del Caribe, Celia Cruz, Toña la Negra. “Así comencé a adquirir mi única cultura musical: la del barrio, que llevo en mi corazón”, dice.

Luego se mudaron a San Bernardino y allí vivió pegada a El Ávila, un sitio privilegiado, como de cuento de hadas. Entonces su bachillerato en el Andrés Bello y en el Rafael Urdaneta se combinó con el canto. “Formé un grupo y triunfamos en cuanto evento se organizaba en los colegios de Caracas. Fui reina del Liceo y la consentida, más felicidad imposible”, cuenta.

Y finalmente llegó a la Universidad, la UCV (¿y cuál otra?), y fue allí donde Soledad Bravo, la contestataria, la combativa, la joven del cabello lacio y las miradas sutiles, encontró el mágico recinto de su adoración. Aunque no consiguió el título en Psicología ni en Arquitectura -empezó ambas carreras mas no las terminó-, sí halló el teatro de sus fantasías, una quimera entre nubes llamada Aula Magna. “Ése fue el primer gran escenario sobre el que canté. Era una liceísta, con trenza, vestidito y tacones bajos, acompañada por mi propia guitarra; interpreté La Malagueña”. Cuando terminó, recuerda que se desató un rugido que no podía creer. Eso se vino abajo. “Pero son tantas las veces que he cantado a sala llena, con gente montada hasta en las tarimas, que he perdido la cuenta. Creo que somos una y la misma cosa”.

Pero nada como aquella inolvidable presentación en Los Próceres, 500 mil personas& el Papa Juan Pablo II. Su honor fue cantar para él Angelitos Negros. “Es el evento más impactante en el que he estado. Y no hay día en que no recuerde ese emocionante consejo papal: ‘¡No tengáis miedo!’. Trato de serle fiel, ésa es mi consigna”.

Hoy día, esta ciudad es su marco natural. El único lugar del mundo en el que podría vivir. “Amo su vegetación, su luz, su deslumbrante claridad. Nada ni nadie hará que deje de despertarme en mi casa en cuanto despunta el alba, con el sonido de las guacharacas”, asegura.

¿Y su aporte a la ciudad? “He dado tantos granitos de arena por ella como conciertos he cantado”, contesta. No serán más que un puñado de granitos, admite, pero creo que son imborrables en el corazón de quienes los vivieron.

Fuente www.estampas.com

Acerca del autor

Deja una respuesta

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies