info@yosoyvenezolano.com

Laureano Márquez realizó su gira por España y sin Esteban

laureanoTodo un éxito las presentaciones de Laureano Márquez en España, con las entradas vendidas mucho antes de la presentación en Madrid. Nos brindó un espectáculo como sólo los grandes humoristas pueden ofrecer haciendo un despliegue de la agudeza intelectual que lo caracteriza.

Fue un monólogo que exhibió la satirización de nuestros defectos a través de una sutileza impresionante de picardía criolla, dejando al desnudo esa inteligencia de un pueblo que es capaz de reírse de sí mismo, de nuestras bondades y nuestras miserias. Un mensaje que nos hizo reír, pero que fuimos pasando esa línea imaginaria que poseen las fronteras, hasta llegar al plano de la reflexión.

Asistimos a un acto que no sólo se puso de manifiesto el agradecimiento del actor al compartir con su público al finalizar el acto, sino que también presenciamos la asistencia de un público emocionado por el sentimiento de propiedad que te lleva a acariciar lo nuestro y el sentimiento de orgullo del talento venezolano, una vez más puesto de manifiesto en estas lejanas tierras.

YSV: Fue un éxito tus presentaciones en España y sobre todo en Madrid. ¿Quieres enviarle un mensaje a ese público maravilloso?

LM: Quiero enviarles un mensaje de gratitud por concurrir al espectáculo en medio de todas las dificultades. Gracias por la receptividad de la que fui objeto y por ese sentimiento que nos une cuando estamos afuera de nuestra patria porque apreciamos más las cosas nuestras. Y quiero agradecerles el apoyo que hemos recibido por los acontecimientos políticos y sociales que estamos viviendo y que sigan difundiendo lo que está sucediendo en Venezuela.

YSV: Me han comentado que eres tímido, pero cuando llega el momento de exponer tus pensamientos en el escenario, con un micrófono en las manos, se apodera de ti esa agudeza intelectual que te caracteriza. ¿Sientes miedo o alguna inquietud antes de entrar en escena?

LM: El escenario es mi lugar de liberación. El miedo antes de entrar al escenario nunca se supera pero es un miedo creativo que genera el respeto por el público, una vez que comienza el espectáculo me relajo, me concentro y doy todo de mi.

YSV: ¿Cuál ha sido tu obra magistral?

LM: En el teatro en el plano de humorismo puro fue “La Reconstituyente” porque es una pieza que analiza un momento histórico en Venezuela. En lo escrito fue la carta a la niña, no por lo que se escribió, sino porque marcó un punto de inflexión en mi vida.

YSV: El humor crea conciencia, desnuda a los ciudadanos y a la sociedad, une y promueve la tolerancia y hace que nos riamos de nuestros propios defectos. ¿Cómo se siente el “yo interno” de Laureano Márquez en el momento de expresar lo que piensa y siente y a su vez tenga que medirse o cuidar lo que dice?

LM: Lejos de sentirme mal, siento que no estoy equivocado porque me demuestra una vez más que esto va hacia la profundización de la tiranización de la sociedad. En estos casos el humorista tiene que valerse de la creatividad y el ingenio, nombrando cosas por distintos nombres, lo cual te hace más agudo con temas políticos; se establecen códigos y se descifran claves en el mensaje. Ocurre en las sociedades amordazadas una complicidad o un pacto tácito entre el autor y su público porque se crean códigos para no tener que decir las cosas por su nombre, aquellas cosas que no le gustan a los gobernantes. Es por ello que en sociedades oprimidas, los humoristas se destacan por su ingenio y creatividad y se desarrolla entre él y su público una profunda agudeza intelectual.

images-stories-eventos-denoche-laureano3-300x400YSV: ¿Cómo te sientes después de todos estos episodios, que me imagino, han marcado tu vida?

LM: Tranquilo y comprometido con lo que pasa en Venezuela. Decepcionado por el conformismo en el que muchas veces nos sumimos los venezolanos frente a los males que nos agobian. Preocupado por el destino de nuestro país y muy entristecido por haber perdido otra oportunidad que nos dio la historia. Molesto por haberse dilapidado 500 mil millones de dólares que entraron al país, lo cual nos tiene que dejar en una situación precaria y a su vez aumentó la deuda externa.

YSV: El humorista utiliza los elementos críticos de una sociedad y Venezuela está viviendo desde hace bastante tiempo por esos momentos. ¿Cómo ves el panorama en Venezuela para ejercer la libertad de expresión?

LM: Muy sombrío y negativo, muy amenazado por el cierre de medios, por el control del Estado a periodistas amenazados con la penalización de la opinión, la autocensura cuando el miedo se va instalando, manifestantes chavistas instalados en los medios de comunicación social contrarios al régimen, invadiendo terrenos, expropiando inmuebles. Se pelea con todo el mundo el mismo día, aún cuando la política es el arte de no pelear con todo el mundo el mismo día.

YSV: ¿Ha cambiado tu vida después de la famosa carta a la niña?

LM: Si, fue el inicio de una suerte de acoso gubernamental que sigue hasta el presente y se manifiesta de diversas formas. Creo que Venezuela vive uno de esos momentos de intolerancia que no es nuevo en su historia. Creo que a todo el mundo le ha cambiado la vida en Venezuela y aunque algunos sufran una mejoría momentánea o un enriquecimiento súbito, la gran tragedia es que el país se hunde. Cuando un país se hunde nadie progresa.

YSV: Un mes o cien años sin Esteban. ¿Crees que se cumplirán tus profecías?

LM: Si, creo que se cumplirán. Los años pasan y nadie ha venido para quedarse, algún día Venezuela verá otra cosa distinta y para verlas nos tenemos que aferrar a las vías institucionales, quizás son más lentas, endebles, manipulables pero a la larga son más efectivas. Es una debilidad pero también es una fortaleza. Yo creo en procesos sociales participativos con un liderazgo moral que predique con el ejemplo. Tengo esperanza en que la otra cara de nuestra patria, la de la dignidad y el talento, la del afecto y la tolerancia, la del merito y la inteligencia, volverá a enamorarnos a todos.

Por: Gudula Moya

Acerca del autor

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

*