info@yosoyvenezolano.com

Mariana Rondón: No sirve de nada que yo me cure si los demás siguen iguales (Entrevista)

Mariana Rondón: No sirve de nada que yo me cure si los demás siguen iguales (Entrevista)

El rostro de la pequeña Mariana Rondón se iluminaba en la mañana de los domingos. Sabía lo que significaba ese día: horas de diversión observando películas en la Cinemateca de Caracas.

El lugar al que más le gustaba ir, por esa sensación de seguridad y oscuridad que le transmitía. Quizás era una premonición de lo que le deparaba el futuro, ya que años después seguiría su vida conectada a esas salas oscuras que transmiten vidas paralelas a través del haz de luz que danza en la gran pantalla. Sin embargo, ya no acudiría como una espectadora más, sino que volvería como una aclamada y reconocida directora y productora de cine. La pequeña Mariana es ahora Mariana Rondón.

La misma venezolana que, por medio de su creatividad y emotividad, ha conquistado los corazones de quienes han visto su película Pelo malo, obra que fue galardonada con La Concha de Oro del Festival de San Sebastián, así como otros 16 premios más. Una película que, según su directora, “se construyó a partir de detalles y pequeños gestos violentos que, al irse sumando, construyen lo que es una dura iniciación de la vida”.

Además del reconocimiento internacional, Pelo malo tiene un importante valor para Rondón por ser la película que debía sanarla “de la angustia de ver tanta intolerancia”. Con el paso del tiempo, la directora ha descubierto que “no sirve de nada que yo me cure si los demás siguen iguales”. Sin lugar a dudas, estos mensajes de tolerancia son necesarios en la actual sociedad venezolana, donde la obra será estrenada en mayo.

José: Naciste en Barquisimeto, estudiaste en Cuba y Francia, tu familia militó en la FALN y tus obras no paran de ganar premios internacionales, ¿no es tu vida toda una película?

Mariana Rondón: No, no es una película, pero sí una vida bastante movida y con muchas historias. Creo que, fundamentalmente, me ha permitido conocer a un gran número de personas muy distintas entre sí, así como muchos lugares e infinidad de experiencias muy contradictorias y creo que eso me ha terminado dando un gran abanico de visiones de la vida.

José: ¿Cuándo descubriste que querías dedicar tu vida a la gran pantalla?

Mariana Rondón: En mi infancia una de las pocas cosas que resultaba fácil de hacer era ir al cine. Era un lugar oscuro donde se podía estar protegido de todo y para mí era lo más seguro y divertido. Pasaba muchas horas en la Cinemateca de Caracas los domingos.

Me llené de imágenes increíbles del Submarino amarillo y Un día un gato, pero también tuve la suerte de descubrir muy pequeña el cine de Carlos Saura. Nunca olvidaré el día que vi Mama cumple cien años. Fue una sorpresa que se pudieran hacer películas como esa, no sabía que las películas podían ser así, con personajes que se parecían a gente que yo conocía.

A los doce años pensé que podía hacer una película sobre mis padres, lo que finalmente se convirtió en Postales de Leningrado, aunque más bien es un película sobre la memoria, la mía, pero también sobre el miedo.

José: Toda Venezuela te reconoce por Pelo malo, pero ya habías alcanzado el éxito con Calle 22, A la media noche y media y, evidentemente, con Postales de Leningrado, a tu parecer, ¿qué ha impulsado a que tu último trabajo se haya popularizado tanto dentro de la sociedad venezolana?

Mariana Rondón: Creo que el conocimiento es producto de los premios que ha obtenido, fue muy publicitado. Primero La Concha de Oro del festival de San Sebastián y luego vinieron otros 16 premios que han sido ampliamente reseñados. El primer país donde se estrena es en España el 14 de marzo del 2014. En Venezuela recién se estrenará en mayo.

José: ¿Cómo surge la idea de dar vida a Pelo Malo?

Mariana Rondón: Pelo malo es una historia que se construyó a partir de detalles y pequeños gestos violentos que, al irse sumando, construyen lo que es una dura iniciación de la vida. Me interesó abordar la idea del respeto: el respeto al otro, a sus diferencias dentro de un contexto social cargado de dogmas y que no acepta lo distinto mientras lo público se extiende a la vida privada.

Creo que es un espacio creativo difícil y se siente un alivio al compartirlo, pero no sé si eso se pueda llamar una liberación.

José: Pelo Malo, así como la obra de Miguel Ferrari Azul y no tan rosa, abordan el tema de la homosexualidad en Venezuela, ¿es la aceptación y la igualdad una asignatura pendiente en el país?, ¿de dónde surge esta nueva línea de pensamiento?

Mariana Rondón: Claro que esa es una asignación pendiente del país y de medio mundo. Pero, para mí, Pelo malo aborda un abanico más amplio.

Yo estoy adentrándome en el mundo de las diferencias. En el tiempo que llevo de recorrido por festivales, la película me ha descubierto que su temática es, como te decía antes, sobre el respeto en un sentido amplio. Lo más interesante es que, según el espectador que la vea, el conflicto va mutando. A veces es una historia sobre el racismo, otras veces es la homofobia o la intolerancia política. Ese es el punto fundamental para mí, que la película sea así de abarcadora.

José: Afirmaste que “hice esta película para curarme de la angustia de ver tanta intolerancia”, ¿ha logrado Pelo Malo cumplir con su objetivo?

Descubrí que no sirve de nada que yo me cure si los demás siguen iguales.

 José ¿Cuál ha sido su reacción ante el éxito alcanzado por la película internacionalmente?

Mariana Rondón:La verdad es que lo que sucede cuando a una película le va tan bien es que tienes que trabajar el doble de lo que trabajabas antes. La satisfacción es que una película íntima, reflexiva y muy venezolana puede despertar un gran interés y mostrarse en muchos lugares del mundo.

José: El éxito de Pelo Malo también llevó a la polémica cuando el Gobierno determinó como inoportuna tus declaraciones críticas contra el oficialismo en El País, ¿te retractas de tus palabras o, por el contrario, sigues pensando que la polarización ha hecho un gran daño al país?

Mariana Rondón: No me retracto de nada y nunca lo hice, dije lo que quedó publicado en El País. Pero lo que sí me molestó es que el titular no dijera por ningún lado que habíamos ganado la Concha de Oro.

José: Sobre el debate de si el Gobierno ha financiado o no tu obra, ¿cuál es la realidad?

Mariana Rondón: Creo que la respuesta es obvia y lo respondí en su momento. El estado venezolano está en el deber de financiar la cultura del país y no debe importar ni la raza, ni el sexo, ni el credo y, menos aún, las ideas. El financiamiento principal de Pelo malo proviene del Centro Nacional Autónomo de Cinematografía que, como su nombre lo indica, es una institución autónoma y que sus fondos de financiamiento provienen de Fonprocine. Esos fondos se recaudan gracias a un impuesto que pagamos todos los miembros del sector audiovisual: cine, televisión, publicidad, etc.

El CNAC pertenece a la Plataforma Audiovisual bajo las directrices del Ministerio de Cultura. Los comités de selección de proyectos son mixtos entre representantes de los gremios de autores y productores cinematográficos y representantes de distintas instituciones audiovisuales del Estado.

José ¿Toda esta situación con el Gobierno influirá en tu dirección de nuevas películas?

Mariana Rondón: No, no creo.

José: Más allá de la polémica, ¿qué futuro le depara a Pelo Malo?

Mariana Rondón: La verdad que la polémica no tiene nada que ver con Pelo malo. La polémica surge sobre un comentario en una conversación y la película es otra cosa.

El futuro de Pelo malo es seguir haciendo su ruta de festivales y empezar los estrenos en salas de, por lo menos, unos 15 países.

José: ¿Qué le dirías a Miguel Ferrari tras conquistar el primer Goya para Venezuela?

Mariana Rondón: ¡Felicidades!, aunque ya se lo dije por teléfono.

José : Además de directora, también te has desarrollado como artista plástica, ¿qué nos puedes contar sobre esta otra faceta creativa?

Mariana Rondón: Es un trabajo que hago en paralelo. En marzo, cuando estrenemos en Francia, voy a tener la posibilidad de también presentar mi último trabajo que se llama Superbloque.

José: ¿Cuáles son los retos que te has planteado para 2014 profesional y personalmente?

Mariana Rondón: Formo parte de una productora que se llama Sudaca Films, donde trabajamos dos directoras que también somos productoras y nos intercambiamos los roles en cada producción. Es por eso que ahora estamos trabajando en un proyecto en el que yo produzco y Marité Ugás dirige. Es una película que transcurre entre Venezuela y Perú.

Por supuesto, también seguimos adelante con Pelo malo.

José: Si sumaras todas tus películas en una sola frase, ¿qué mensaje diría al país?

Mariana Rondón: No me gusta dar mensajes porque no creo que tenga esa capacidad, pero sí creo que respetar nuestras diferencias es el primer paso para encontrarnos… para convivir.

 

Acerca del autor
José A. Puglisi es periodista especializado en economía y periodismo de investigación. Con experiencia internacional, ha trabajado en medios especializados como Revista Dinero, diario Expansión y diario El Emprendedor, así como en otros medios de comunicación como Informe21, El Diario de Caracas y Revista Achtung!. Actualmente, se desempeña como corresponsal en Madrid de Informe21 y El Diario De Caracas, además de colaborar con otras publicaciones como Yo Soy Venezolano,

Deja una respuesta

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies