info@yosoyvenezolano.com
restaurante venezolano en madrid
Canel Rolls

Abogado de los Venezolanos en España

Su padre  tenía 30 años cuando tomó la decisión, en el año de 1971,  de vivir en Venezuela y al llegar fundó la empresa Marvel en la Urbanización Santa Mónica, imprenta que se dedicó a producir  formatos de contabilidad.  En esta aventura lo acompañó su esposa y dos hijos, el mayor de 5 años y Carlos, quien nació en Madrid y  contaba con apenas dos años de edad.  Su hermano Enrique hoy es médico especialista en traumatología egresado de la UCV e incorporado en el sistema sanitario español, su hermana menor Mayte nació en Caracas y es Contador Público egresada de la Universidad Católica Andrés Bello.

Carlos Rodríguez Palomo estudió  kinder y primaria en el Colegio Las Cumbres en la Urbanización Cumbres de Curumo,  el bachillerato lo realizó en el Colegio Tirso de Molina y egresó en el año de 1994 como Abogado de la Universidad Central de Venezuela.

Se trasladó en el año 1995 al Estado Nueva Esparta, donde desempeñó funciones en el Poder Judicial, llegando a ser Juez en la ciudad de Porlamar. Impartió clases en la Universidad de Margarita, actividad que compartió con su última función de Fiscal del Ministerio Público especializado en materia de Protección del Niño y Adolescentes.

Actualmente vive en Madrid y está casado con Jeannette Esquivel Rosales, a quien le dedicó su libro “Autonomía del Niño en las Decisiones sobre su Propio Cuerpo”,  siendo ambos, padres de tres niñas:  Natalia (caraqueña),  Alejandra (margariteña) y Sabrina (madrileña).

Es estudioso de la carrera que eligió como profesión, impulsivo, inteligente, inquieto y con mucha energía para seguir logrando los objetivos que tiene trazados como meta.

YSV:   ¿Cuál fue el motivo que te llevó a tomar la decisión de regresarte a España?

CRP:   Yo vine inicialmente a realizar una especialización en Derechos Humanos en la Universidad Complutense con un permiso de la Fiscalía General de la República y en el año 2003 regresé a Venezuela. Me vine definitivamente a Madrid en el año 2004, cuando cumplí con el compromiso asumido con la Fiscalía, mi objetivo era terminar mi Doctorado en Derecho Procesal, buscar mejor calidad de vida para mis hijas y mi esposa y mayor  proyección de futuro para mí.

YSV:   ¿Cuáles eran tus proyectos al llegar a España?

CRP:   Yo vine con la idea de seguir ejerciendo mi profesión y seguir haciendo lo que sabía hacer, es decir,  defender los derechos de los particulares en un procedimiento judicial en un ámbito privado ó público, y lo logré a los dos años cuando finalizaron los trámites de la homologación e inscripción en el Colegio profesional.

YSV:   ¿Y durante esos dos años a qué te dedicaste?

CRP:   Aproveché esos dos años para seguir estudiando, salía de mi casa las 7 a.m. y regresaba a las 10 p.m. y obtuve el reconocimiento de mis estudios en la Universidad de Salamanca.

YSV:   ¿Cuáles son tus proyectos para el futuro?

CRP:   Dentro de mis planes quiero seguir dedicándome a la enseñanza, lo cual es una actividad que me gusta mucho y forma parte de una necesidad complementaria muy fuerte para mí; he sido profesor en la Universidad Complutense en los cursos de Experto en Extranjería  y actualmente doy clases en el Centro de Estudios de Investigaciones Jurídicas en sus Masters de Práctica Jurídica.
Por otra parte, ejerzo la función mixta pública como parte integrante del Turno de Oficio Penal y acabo de superar una oposición para integrar el Servicio de Orientación Jurídica Municipal de Extranjería.
En un futuro quiero lograr desempeñar la Magistratura en España, de allí que haya  hecho oposiciones de Jueces y Fiscales aprobando el primer proceso de selección y constantemente me estoy preparando porque el propio ejercicio de la profesión te hace perfeccionarte y madurar.

YSV:   ¿Cómo piensas acceder a la Magistratura?

CRP:   Dentro de las fórmulas existentes en el Ordenamiento Jurídico español, para acceder al Poder Judicial se reconoce la posibilidad de valorar los méritos académicos y profesionales de los candidatos;  no es extraño, que existan postulaciones de personas que tengan una carrera docente universitaria y que por méritos profesionales se les puedan reconocer la condición de Magistrado. Esta es una de las opciones.

YSV:   Estudiaste en Venezuela y ejerces en España ¿Has tenido alguna dificultad o problemas de adaptación  en el ejercicio diario de la profesión?

CRP:   Cuando estás comenzando a trabajar en un país distinto viene un proceso de adaptación importante. No es fácil la superación de este proceso debido a que debes comenzar de cero, es muy complicado dar los primeros pasos, pero debo reconocer que en mi primer año de colegiación tuve la oportunidad de ingresar por un proceso de selección en el Aula de Migración del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, donde su coordinador D. Marcelo Belgrano me dio un gran apoyo. Desde la óptica práctica, el Procedimiento Civil Venezolano  es escrito y el español es oral; y además antiguamente  el Procesal Civil Español se regía totalmente por el Derecho Romano y actualmente se ha adaptado a su entorno comunitario (Europa) dejando atrás las antiguas normas que son las que inspiran el Derecho Venezolano, sobre todo en lo que a procedimientos se refiere. Situación semejante ocurre con el Derecho mercantil. En todo caso, le doy gracias a Dios por haber estudiado en la Universidad Central de Venezuela, porque la formación que he logrado obtener ha sido el pilar de lo que soy hoy, gracias a la dedicación del docente al enseñar que es ejemplar y para confirmar ésta afirmación quiero resaltar al Doctor Javier Elechiguerra.
Desde el punto de vista de mi formación como profesional al Doctor Frank Petit Da Costa, Juez de Primera Instancia en Nueva Esparta, le debo reconocer que me enseñó la rectitud con la cual se debe administrar justicia, fue un claro ejemplo para mí durante los seis años que estuve trabajando con él como Secretario del Juzgado.
Al Doctor Juan Rafael Perdomo le agradezco los valores ético-sociales que me inculcó.   Al igual que otros profesores que formaron parte de mi aprendizaje.

YSV:   Te ganaste el Premio yosoyvenezolano.com otorgado al “Emprendedor Social del Año 2010”, por la labor social de orientación legal a los inmigrantes. ¿Cuándo se manifestó esa vocación social?

CRP:   Desde que tengo uso de razón, siempre me ha preocupado la gente que tiene necesidades, como buen humanista, pero también tuve una influencia muy marcada porque estudié bachillerato con los Padres Mercedarios en el Colegio Tirso de Molina, donde nos inculcaban valores de contenido social y eran muy preocupados por la problemática de las cárceles en Venezuela. También en la Universidad Central de Venezuela hacíamos servicio social en las Prácticas Jurídicas, ello nos hacía sentir útiles a los jóvenes que veíamos como se puede ayudar a la gente necesitada con el uso de las leyes, esta experiencia me permitió impulsar un movimiento educativo social en la Isla de Margarita con estudiantes de la UNIMAR, creando en Nueva Esparta el Capítulo de la Asociación Mundial de Jóvenes Juristas y Estudiantes de Derecho, la cual presidí hasta el año 2003.

YSV:   ¿Te interesa la política?

CRP:   Si me interesaría hacer política, pero de una manera más humana, lo cual implica atender a las verdaderas necesidades de los ciudadanos y esto se logra con dos cosas: la primera que los gobernantes deben involucrarse mucho más con el ciudadano de a pié, deben conocer lo que realmente pasa la gente en situaciones de penuria, de crisis, deben tratar de restablecer la igualdad de oportunidades; la segunda, el Estado y los gobernantes deben crear las bases necesarias para evitar la apatía social y los partidos políticos deben ser más abiertos de forma de que sus líderes sean libres en pensamiento y acción.

YSV:   ¿Qué es una política poco humana?

CRP:   Son las políticas orientadas a lo material o lo económico.  No podemos pensar que una política sea humana cuando internacionalmente se dice que se defienden los derechos humanos y por otro lado, comercialmente hablando, se contrata con países que violan estos derechos.

Por último, quiero recordarles a todos los usuarios, miembros y colaboradores del portal web yosoyvenezolano.com que con sólo pinchar en el foro tendrán acceso a la orientación legal vía on line totalmente gratuita.  Este es un servicio social creado por esta página web para que lo utilicen todos los inmigrantes sin distinción de raza, religión, fronteras  y sin tintes políticos.

También quiero expresar mi agradecimiento a todos los que votaron por mi en el Premio “yosoyvenezolano.com” quienes hicieron posible que yo ganara la mención al “Emprendedor Social del Año 2010”,  gestos de reconocimiento como estos son los que me impulsan  para seguir trabajando por causas que beneficien socialmente a una comunidad.

Por:  Gudula Moya.

Acerca del autor

Deja una respuesta

*